El problema vasco es un problema histórico

Publicado por Javier Ortiz

Hay un problema vasco que es un problema histórico, no es de ahora y hay que encontrarle, en el marco del Estado español o fuera de él -yo ahí no entro- una solución. Una solución que respete los derechos de los vascos, una buena solución que lleve a la paz. Separado o integrado de una forma especial en el Estado español, eso tendrá que ocurrir algún día. No ocurrirá nunca, si una minoría no encuentra otro camino para llegar a lo que se supone el ideal del pueblo vasco que el camino de la violencia, el crimen, el asesinato indiscriminado.

2 comentarios:

Filo de Espada dijo...

El problema vasco se lo inventó un tal Sabino Arana y Goiriz en el siglo XIX, y entonces hablaba de vizcaínos, no de vascos, el cual, sólo hay que leer un poco de su ideario, creó un nacionalismo étnico y excluyente. Nunca existió un País Vasco y mucho menos con la extensión territorial que los nacionalistas le quieren dar. Por ese método, el pueblo gitano podría reivindicar la mitad de Europa. Es una locura que fue creciendo con la República y se recrudeció con la Guerra Civil y la Dictadura. En la transición no se cerró el modelo de estado y así andamos hoy en día, con más de mil muertos de una parte del llamado conflicto. Admiro a Saramago pero hay que tener más rigor.

Javier Jesús Fernández dijo...

Será un invento pero hay miles de vascos que lo están usando. En el fondo del problema vasco hay una manera de pensar que entiende que existen determinadas verdades absolutas (la unidad de España, la independencia de Euskadi) que se han de imponer a la voluntad de todos los ciudadanos vascos. La solución a este conflicto creo que pasa necesariamente por un esfuerzo de empatía: intentar comprender la posición del contrario, para así encontrar una senda dialogada que conduzca por el consenso a un acuerdo político; que si bien no llegue a satisfacer totalmente las aspiraciones de todos, sí fundamentará un marco de convinencia en dónde nadie se tendrá que sentir excluído.