La democracia no es el punto de llegada, sino el punto de partida

Publicado por Javier Ortiz

Creo que una de las cosas fundamentales que hemos perdido es la capacidad de indignarnos, y creo que deberíamos de indignarnos, porque no faltan en el mundo motivos para indignarnos. En el tiempo del fascismo la gente sufrió persecuciones, cárcel, tortura por luchar por el inicio de alguno nuevo: la libertad, la democracia. Lo que es sorprendente es que precisamente en el tiempo de la democracia la gente se manifieste menos. Cuando todos podemos hacer la crítica y el debate es cuando no se hace. Yo creo que nos equivocamos y pensamos que la democracia es un punto de llegada, pero no es el punto de llegada, es el punto de partida. A partir del momento en el que abrimos esa puerta y pasamos es cuando empieza el camino que tenemos que andar. No se puede decir: "ya estoy en la democracia" ¡No estamos!. Estamos en el primer paso, y si trabajamos, si luchamos y cumplimos con nuestra obligación ciudadana, entonces sí, la democracia se desarrollará, se consolidará. Si no, nos quedamos con la sombra de la democracia. Podemos tener todas las instituciones y partidos funcionando con unas normas establecidas, pero por detrás se estará produciendo un vaciamiento de la democracia.