Se crece en la tristeza, en la reflexión, en el silencio

Publicado en Espectador.com

Los seres humanos crecen más a la sombra que a la luz. Quiero decir que crecen más en la melancolía que en la alegría. Eso puede parecer derrotista o cultivar la tristeza. No lo estoy haciendo, simplemente digo lo que a mí me parece. Un melancólico no es mejor que el alegre. Evidentemente, el melancólico puede ser alegre pero su tendencia personal es a la melancolía y, por qué no decirlo, incluso a la tristeza. Nadie, al contrario de lo que se cree, se muere de tristeza. Crece en la tristeza, en la reflexión, en el silencio. Ustedes pueden decir que esa es una experiencia personal. Sí. Pero como aquí lo que estamos haciendo es transmitir mi experiencia personal ya que una parte se concreta en los libros y otra se puede manifestar en un encuentro como este, diría esto: realmente crecemos más en la sombra que en la luz. Esto parece contradecir todo lo que normalmente se piensa y quizás yo no tenga razón. Hay algo que yo admito siempre que es no tener razón.

1 comentario:

Mario dijo...

Mejor que sea esa la consigna 'existencial'. De lo contrario, la mayoría de las cosas no las valoraríamos en su justa medida: educativa, pedagógica y cultural.
¿Tener razón? Lo presupongo como algo secundario. La ignorancia es mejor que la supuesta cultura.