El destino depende de nosotros

Fragmento de Levantado del suelo

Éste es el gran defecto de los destinos, no hacen nada, se ponen a la espera, a ver, y somos nosotros quienes tenemos que hacerlo todo, por ejemplo aprender a hablar y aprender a callar.

1 comentario:

Tsibi dijo...

El destino está en el pasado.