Servirse de los absurdos

Fragmento de Ensayo sobre la lucidez

Los que mandan no sólo no se detienen ante lo que nosotros llamamos absurdos, sino que se sirven de ellos para entorpecer la consciencia y aniquilar la razón.