El principio, continuación del final

Fragmento de Casi un objeto

Todo necesita tener un principio, incluso siendo este principio aquel punto final que no se puede separar de él, -y decir "no puede" no es decir "no quiere" o "no debe", es el extremo no poder-, porque si tal separación se pudiese, es sabido que todo el universo se desmoronaría, puesto que el universo es una construcción frágil que no aguantaría soluciones de continuidad.