Cuándo se entra en la vejez

Fragmento de Cuadernos de Lanzarote II

Se entra en la vejez cuando se tiene la impresión de ocupar cada vez menos lugar en el mundo. Durante la infancia y la adolescencia creemos que él es nuestro y que existe para ser nuestro, en la madurez comenzamos a sospechar que no es del todo así y luchamos para que lo parezca, se comienza a ser viejo cuando se comprende que nuestra existencia le es indiferente al mundo. Claro que siempre lo había sido, pero no lo sabíamos.

3 comentarios:

Aclepius dijo...

No toda existencia le es indiferente al mundo. No la de aquellos que llegan con la palabra a donde las balas no alcanzan, no la de aquellos que logran, con historias, unir lo que el dinero y las ambiciones dividen. Quiza sí sea indiferente para muchos, no para quienes saben ver, no para los que aun tienen ojos y saben usarlos, no para quienes logran aprender de la experiencia de quienes lo han visto todo.
Seria ingenuo pensar, en una sociedad utopica, acerca de la remota casualidad de considerar a un anciano un estorbo. No en la nuestra.

Muchos somos, la utopia de quienes quieren un pueblo ignorante para
perpetuarse en el poder, para manejar los hilos de una nacion a su antojo.
Alli estamos los otros, los que aprendemos, los que defendemos los
valores, los que luchamos con nuestra doble condicion de sabios e
ignorantes para despertar la efimera tentacion del otro por la
excelencia, por los ideales propios. Despues de todo, la tentacion no siempre es tan mala como dicen, pero es sabido ya, que quienes hablan no siempre son merecedores de dicha facultad.

Tom Sawyer dijo...

EL ARTE DE ENVEJECER:Por definición, en su primera acepción: Arte…”Virtud, disposición y habilidad para hacer alguna cosa”.
Por desgracia para nosotros los humanos, no todos somos ¡virtuosos!, condición que se obtiene por herencia innata, o también… con esfuerzo. Esta última, la más meritoria, puesto que lleva inmanente una inquebrantable voluntad, para lograr el objetivo deseado.
Ser viejo per se, no es ninguna virtud, si no hemos logrado encontrar el propósito de nuestra existencia; de ahí que se es viejo en vano…la más de las veces.
En un mundo donde el esfuerzo, sólo está encausado al bienestar físico, nos olvidamos de luchar por encontrar nuestra verdadera identidad… ¡Ser o “No Ser”!... He ahí el dilema.
En el Ser, nuestra naturaleza física- animal, las ¡calamidades! nos agobian; más en el “No Ser”… nuestra parte ¡divina espiritual!, la física-animal pasa a ser sólo un instrumente a nuestro propósito supremo…¡EVOLUCIÓN!, a “imagen y semejanza del Universo”, puesto que el ¡Hombre! es, un microcosmos del macrocosmos.
Alcanzar el ¡propósito supremo!, es la mayor virtud a que el Hombre debe anhelar, obteniendo por añadidura…el vigor de la juventud, la placidez de la vejez…templanza y sabiduría; además…el poder de decidir el momento de su ¡vuelo supremo!... alcanzada la libertad y la belleza de su ¡Alma!, migra a su ¡origen!, en un vuelo sin retorno…”bajo agni, la luz del día, en Luna creciente, cuando el Sol viaja al Norte por seis meses…quienes en ese entonces “mueren”, alcanzan el ¡Absoluto!...si en ÉL se sacian”.
Ese es el destino trascendental del ¡Hombre!...privilegio de unos pocos.

Tom Sawyer

Ali S dijo...

Por eso se dice que la vejez es sabiduría,lo importante es cómo vas a vivir esa vejez si abandonándote a la espera del final de tus días o buscando siempre un motivo para vivir hasta el último instante.