Reverencia y acatamiento, virtudes perversas

Fragmento de Cuadernos de Lanzarote II (1996-1997)

La reverencia y el acatamiento son virtudes perversas que pueden convertirse fácilmente en sujeción y humillación.

1 comentario:

Jesús dijo...

Me gusta Saramago, una excusa para acceder a tu página principal.