El destino, una caja abierta y cerrada a la vez

Fragmento de El Evangelio según Jesucristo

El destino, cuántas veces hará falta decirlo, es una caja como no hay otra, que es abierta y cerrada a la vez, miranos dentro, y podemos ver lo que ha sucedido, la vida pasada, convertida en destino incompleto, pero de lo que todavía ha de suceder no sacamos más que presentimientos, intuiciones.