Prestar atención a las personas que el tiempo nos trae

Fragmento de Cuadernos de Lanzarote (1993-1995)

Cuántas veces sucede que no prestamos atención suficiente no sólo al tiempo que pasa, sino a las personas que éste nos va trayendo y después llevando, dejándonos, frecuentemente, el sabor amargo de las ocasiones perdidas.

1 comentario:

Mario dijo...

Sucede con más frecuencia de lo que verdaderamente recordamos.
Con cada impulso, cada motivación, cada nueva ilusión fenecemos. Y en un determinado momento nos viene la añoranza de esa ausencia que, para colmo de males, no sabemos si es recíproca.