La capacidad de autoengaño no tiene límites

Publicado por Eduardo Mazo

La capacidad de autoengaño del ser humano no tiene límites. Inventa algo y acaba por creer que eso que inventó es definitivo en sus vidas. Todo pasa dentro de él, fuera, nada. ¿Qué idea es esa de que un dios poderosísimo e imponente iba a crear seres a su imagen y semejanza para ponerlo en una pequeñísima galaxia, en un sistema solar insignificante, en un minúsculo planeta con todo el universo a su alrededor? ¿Ha creado todo el universo para esto?