Independencia periodística, una ficción

Publicado en etcétera

Entre el jefe que está al lado y el patrón, que a veces no se sabe dónde está, el periodista lleva lo mejor de su vida a palpar el terreno inestable que más o menos lo sostiene y a preguntarse si está fuera o está dentro de la verdad del día, porque cada día tiene su verdad y en cada día no existe sólo esa verdad y es por lo que él se pregunta: ¿estaré yo dentro de la lo que es la verdad del día para mi periódico, o estaré fuera?.
El periodista puede ser felicitado por sus jefes no tanto por la exactitud de una información o del análisis sino más bien por factores extraperiodísticos que puede conducir, en el mejor de los casos, al camaleonismo periodístico. El camaleón, como todos sabemos, toma el color el entorno. Si el entorno es verde, el camaleón es verde. Si el entorno es marrón, el camaleón es marrón.