Digo lo que pienso, soy honesto

Publicado en Redacción I (Escuela de Comunicación Social, Universidad de Rosario)

Yo soy una persona pacífica, sin demagogia ni estrategia. Digo exactamente lo que pienso. Y lo hago en forma sencilla, sin retórica. La gente que se reúne para escucharme sabe que, con independencia de si coincide o no con lo que pienso, soy honesto, que no trato de captar ni de convencer a nadie. Parece que la honestidad no se usa mucho en los tiempos actuales. Ellos vienen, escuchan y se van contentos como quien tiene necesidad de un vaso de agua fresca y la encuentra allí. Yo no tengo ninguna idea de lo que voy a decir cuando estoy frente a la gente. Pero siempre digo lo que pienso. Nadie podrá decir nunca que lo he engañado. La gente tiene necesidad de que le hablen con honestidad.

1 comentario:

Horacio dijo...

Estamos tan acostumbrados a todo lo contrario!. Para ser honesto hay que tener valor y generosidad. Un escritor vive de empresas editoriales que tienen sus intereses. Recuerdo que a raíz de unas declaraciones de Saramago, luego de su visita a Cisjordania, una cadena de librerías sacó sus libros de la vidrieras. Afortunadamente pronto tuvo que reponerlos, porque se perdía las ventas.