Hay que borrar la utopía de la mente

Publicado en La Jornada

Utopía es algo que no se sabe dónde está, ni cuándo, ni cómo se llegará a ella. La utopía es como la línea del horizonte: sabemos que, aunque la busquemos, nunca llegaremos a ella, porque siempre se va alejando conforme se da cada paso; siempre está fuera, no de la mirada, pero sí de nuestro alcance.
Si alguna palabra retiraría del diccionario sería utopía, porque no ayuda a pensar, porque es una especie de invitación a la pereza.
La palabra esperanza es una especie de sinónimo de utopía.

1 comentario:

Matos Data dijo...

Eso depende en quién pongamos nuestra esperanza. Si la ponemos en Dios, la utopía desaparece.